Apoyar opciones en defensa de la paz y la reconciliación entre los Colombianos

By 0 Comment

¿Quién puede afirmar que negociar la terminación de un conflicto que hunde sus raíces en la historia de la nación, en la incapacidad de los gobernantes para avanzar en la construcción de una democracia de participación, con equidad y justicia social, en la rapiña y asalto permanente y sistemático a bienes y recursos públicos con total impunidad, en la pretensión de grupos insurgentes de ser los voceros de las mayorías pobres y excluidas, sea cosa fácil?

Por el contrario, y así nos lo está demostrando una vez más la historia muy reciente, la resistencia de los poderes establecidos a transformar estas condiciones miserables e injustas, excluyentes y discriminatorias, se reanima y activa para desconocer los compromisos pactados para la terminación de la guerra y los impactos positivos, aunque escasos, de lo ya recorrido en el cumplimiento del acuerdo de paz.

No es necesario insistir en las responsabilidades que a muchos cabe en estos resultados. Sobre la paz que transforme estructuras de inequidad y exclusión no han avanzado mucho ni el gobierno ni el congreso en las reformas respectivas, lo cual no constituye un mapa que fomente la confianza en acuerdos que finalicen el conflicto armado y, por el contrario, incrementa la frustración ciudadana. En cuanto al avance en el cumplimiento de los acuerdos en medio de los debates electorales, ha sido muy lenta la gestión institucional.

Estas situaciones impactan en las decisiones ciudadanas, que también adolecen de información veraz y siguen siendo presa del clientelismo. Probablemente tenga razón el profesor José Orlando Melo cuando afirma que el conflicto armado nos convirtió en un país ultraconservador que sigue apostando por las alternativas de este signo, como nos lo demuestra el pasado proceso electoral. Son el miedo y el engaño los que siguen comandando las decisiones en la vida pública. No son las razones o los argumentos, sino los temores alimentados con escasas verdades y muchas mentiras, por el cinismo de dirigentes políticos convencidos de que el fin justifica los medios.

Nosotros seguimos empeñados en apostarle a salidas de corte democrático participativo desde las regiones, comprometidos con los acuerdos de paz y su implementación que son salvaguardas para no retornar a la violencia sistemática que cuesta la vida a los más pobres y desprotegidos, y que enfrente decididamente la corrupción en todas sus formas.      Llamamos a los sectores comprometidos con estas apuestas a la búsqueda de consensos que favorezcan la construcción de una nación incluyente, equitativa y capacitada para la reconciliación.

MARCO ANIBAL AVIRAMA AVIRAMA

Alianza Social Independiente ASI

TAGS: